HUELLAS IMPOSIBLES

Etiquetas:

HUELLAS IMPOSIBLES



William J. Meister estaba de expedición en Antelope Spring en 1968, un sitio ubicado a casi 70 kilómetros de Delta, en el estado de Utah, Estados Unidos de Norteamérica. Lo acompañaban su esposa y dos hijas. Ya habían encontrado varios fósiles pequeños cuando Meister golpeó con su martillo de geólogo una losa de unos cinco centímetros de espesor, partiéndola de plano en dos, como se abre un libro. Allí estaba la huella.Como suele suceder en todo fósil que ha quedado atrapado en un sedimento, ambos lados del bloque muestran la marca de una sandalia, una en positivo y la otra en negativo, del tamaño normal de un pie humano. Esta pisada es muy particular, porque ha aplastado bajo su suela ni más ni menos que trilobites.


El 4 de Julio la muestra es enviada al Dr. Clarence Coombs de la Universidad de Columbia y al geólogo Maurice Carlisle, de la Universidad de Colorado. Carlisle se traslado al lugar del descubrimiento y excavo en la zona y llego a la conclusión de que la zona de la extracción era adecuada a la muestra y que desconcertantemente se establecía esa capa en el periodo Cámbrico, entre 550 y 590 millones de años.
Meister dio a conocer el extraño descubrimiento y todos coincidieron en que no podía ser, que era imposible, algunos dijeron que la huella era un ejemplo claro de extraña erosión y otros que era un simple y claro fraude.



En la zona de Glen Rose (Texas), se han hallado huellas de botas y de pies desnudos ¡junto a huellas de dinosaurios!. Las marcas estaban impresas sobre un estrato geológico de 60 millones de años.


-Las huellas de la imagen son objeto de gran controversia al otro lado del Atlántico. Descubiertas en 1908, cerca de Glenn Rose (Tejas), muestran huellas de homínidos gigantes de 4 metros de altura mezcladas con huellas de dinosaurios (entre 120 y 130 millones de años de antigüedad).

-Durante el verano de 1882, unos detenidos de la prisión de Carson City (Nevada) al trabajar en una cantera, sacaron una capa de gres en la cual, entre huellas de animales fósiles como los mamuts, se encontraban seis series de huellas de homínidos gigantes. El 27 de agosto de 1882 un informe fue mandado a la Academia de Ciencias de California.
Algunas de estas huellas (de 50 centímetros) revelaban que esos homínidos usaban sandalias.


-En 1884, Earl Flint, representando el museo de Peabody y la universidad de Harvard, descubrió en una cantera cerca de Managua (Nicaragua), a orillas del lago Gilva, a 60 centímetros de profundidad, huellas de homínidos, unas con sandalias, otras indicando el uso de un bastón. Las mayores medían 40 centímetros de largo. Su antigüedad se estima en 200.000 años.

-En 1896, una piedra con una huella perfecta de pie humano de 37 centímetros de largo fue enseñada a los miembros de la Academia de Ciencias de Ohio. Esta piedra había sido hallada 20 años antes en los alrededores de Parkesbourg (Virginia), su antigüedad fue estimada en 150 millones de años.

-En 1930, el Dr. W. Burrough, jefe del departamento de geología del colegio de Berea (Kentucky), anunció el descubrimiento de diez huellas de homínidos, en gres carbonífero, en las colinas al norte del condado de Rockcastle.
Las huellas medían 24 centímetros de largo sobre 15 de ancho. Las fotos micrográficas e infrarrojas que fueron tomadas no indicaron ninguna señal de talla artificial sobre y alrededor de las huellas. Además, el análisis microscópico indicó que las huellas se debían verdaderamente a un impacto de la presión del pie de un homínido. La roca que contiene estas huellas es estimada a 250 millones de años.
Unos años más tarde, estas huellas fueron totalmente destruidas por vándalos.
-En 1969, Troy Johnson, un geólogo con treinta años de experiencia sobre el terreno, encontró una capa de gres llena de huellas fósiles, en la cumbre de una colina al este de Tulsa (Oklahoma).
Entre las huellas de especies animales desaparecidas desde hace 3 millones de años, algunas parecían perfectamente humanas con 5 dedos del pie. Enseñó los moldes de esas huellas a varios expertos que las rechazaron por las implicaciones que suponía su descubrimiento.



Imagen de huellas de dinosaurios y humanas en la vera del rio Paluxy, Texas.

Repetidas veces desde 1908, se han encontrado huellas de seres humanos junto a otras de dinosaurios del Período Cretácico, ya sea en la misma capa geológica o en una similar. En los últimos decenios, Geólogos, entre otros, han documentado descubrimientos de este tipo en diferentes lugares y épocas, en varios estados de los Estados Unidos.
En las décadas de 1960 y 1970 el geólogo Dr. Cecil N. Dougherty dejó constancia, en su libro Valley of Giants, de rastros humanos correspondientes al Período Cretácico, época de los dinosaurios. Durante su visita en Glen Rose, se le otorgó al Zillmer autorización para publicar fotos suyas en el libro Darwin se equivocó.



Dinosaurios y seres humanos convivieron; en la foto de la izquierda, perteneciente al Dr. Cecil N. Dougherty (copyright), se puede ver, en la misma capa geológica, la huella de un pie humano junto a la pisada tridáctila de un Acrocanthosaurus, a orillas del río Paluxy, en Glen Rose. Las demás fotos muestran rastros hallados en capas de piedra caliza del Período Cretácico, tiempo en que habitaron junto al río Paluxy dinosaurios tanto carnívoros como herbívoros. Más fotos de Dr. Dougherty pueden encontrarse en Darwin se equivocó. (Pictures copyright Dr. C. Dougherty.

FUENTE:http://cronicasdelgrantiempo.blogspot.com.es/2013/01/huellas-imposibles.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...